El paisaje a través del vídeo, construyendo un imaginario

Una de las premisas de las que parte esta nueva exposición de Universo vídeo, es el vídeo como herramienta de análisis y el objeto de dicho análisis es el paisaje.

Antes de adentrarnos en lo que LABoral nos propone con esta segunda muestra de Universo vídeo, me gustaría revisar con vosotros cómo los usuarios están acostumbrados a contemplar el paisaje a través del vídeo en Internet. Se podrían diferenciar diferentes “géneros” de vídeos abundantes en Youtube o, dicho de otra forma, los vídeos que realizan los usuarios acerca del paisaje, sin ninguna intencionalidad artística. El objetivo es tomarlo como punto de partida, como referente visual de los usuarios de internet, sin mayor pretensión que contraponerlos.

Uno de esos posibles “géneros” son los vídeos realizados con la técnica del time-lapse. Esta técnica consiste en un tipo de animación muy parecido al stop motion, basado en sucesión de fotografías tomadas en una secuencia de tiempo constante. En ellos vemos de forma acelerada cómo se modifica el paisaje con el paso del tiempo.

Otro “género” es el de los vídeos de deportes de aventura o riesgo, en el que el “aventurero” en muchas ocasiones nos cede su protagonismo mostrándonos el paisaje circundante. La persona que filma el vídeo suele portar encima la cámara, asida a través de un arnés sobre la cabeza o pecho, o en algún aplique de su equipamiento deportivo. Gracias a este tipo de vídeos podemos adentrarnos en el paisaje en primera persona experimentando las perspectivas aceleradas de olas, acantilados, montañas y ríos bravos e incluso paisajes urbanos (gracias al parkour, skate…).

Por último me gustaría hacer mención a otro tipo de vídeos que tienen que ver con el paisaje, pero en esta ocasión se trata de paisajes imaginarios. Se trata de los vídeos que realizan los jugadores de juegos de rol, que además de filmar sus batallas online, dedican vídeos completos dedicados a los paisajes que sirven de escenario al juego y que son un verdadero alarde de virtuosismo del diseño gráfico. Del mismo modo que los anteriores, estos también suelen filmarse en primera persona, lo que da al espectador una sensación inmersiva en el el entorno del paisaje.

Este tipo de vídeos y otros que el propio usuario produce, contribuyen a la construcción de un imaginario colectivo de nuevas estéticas, estilos y géneros del mismo modo que ya ocurre con la fotografía.

Lejos de estas premisas, que quizás puedan predisponer al público a la hora de ver cómo diferentes artistas reflexionan y analizan, Universo vídeo sigue su rumbo. El vídeo como formato y herramienta de creación se presenta nuevamente como el hilo conductor de esta muestra. Gracias a él podemos analizar, observar y percibir la realidad de una forma diferente, al mismo tiempo que nos permite registrarla, almacenarla y documentarla. Del mismo modo que la fotografía, el vídeo nos enseña también a interpretar la realidad, variando también la forma de construir pensamiento.

Tras una primera fase donde pudimos disfrutar de una selección de vídeos del fondo de Le Fresnoy integrada por obras de artistas como Clément Cogitore, Tatiana Fuentes Sadowski, Vimukthi Jayasundara, Anna Marziano, João Pedro Rodrigues, Mitsuaki Saito, Prácticas experimentales II_Cartografías para anticipar un movimiento, es la segunda entrega de Universo vídeo tras Una imagen del mundo en movimiento. Se trata ahora de realizar una reflexión a través de la diferentes obras sobre las diferentes maneras de aproximarse al paisaje.

 

Del mismo modo que ya lo hiciera en la primera muestra, Alfredo Aracil (A Coruña, 1984), nos presenta una nueva selección de artistas y obras entre las que encontraremos a: Pauline Delwaulle, Laura Huertas Millán, Jeanne Lafon, HeeWon Lee, Laurent Mareschal, Momoko Seto, Ana Vaz y João Vieira Torres.

Laura Huertas Millán, Aequador, 2012
Laura Huertas Millán, Aequador, 2012

 

Pensar en el paisaje como un espacio vivo que la propia naturaleza va modelando y transformando y donde el ser humano también establece sus propios entornos naturales y urbanos.

HeeWon Lee, Phone Tapping, 2009
HeeWon Lee, Phone Tapping, 2009

 

Cartografía y paisaje se combinan como dos caras diferentes de una misma moneda. Mientras el paisaje nos habla de espacios habitados o deshabitados, de espacios sociales, de espacios vividos. Los mapas son esquemas que representan símbolos en los que se pueden interpretar identidades pactadas y lugares de intercambio. ¿Pero es que acaso el paisaje se encuentra exento de símbolos y signos, e incluso de la manipulación humana?

Os recomiendo no dejeis de visitar la muestra y compartir vuestra impresiones sobre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s